Semana 5 – Paso 4 – Primera Parte

PASO CUATRO

Sin temor, hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.


El Principio del Cuarto Paso – VALOR

Semana CINCO
PASO 4, Parte 1 de 3

INTRODUCCIÓN

Mi nombre es Lawrie Cherniack y soy comedor compulsivo.

Este es un Estudio de los Pasos práctico. Está diseñado para utilizar lo que se me ha enseñado que son las instrucciones del Libro Grande para recuperarse de comer compulsivamente, y mantener la recuperación un día a la vez durante el resto de nuestras vidas.

 Aquellos que leéis inglés no os olvidéis de visitar www.oabigbook.info para descargar (gratis, por supuesto) algunos formularios y documentos a los que me referiré en este Estudio de los Pasos, así como el libro que he escrito, basado en un Estudio de los Pasos del 2005 que hice para la página web Working The Steps – WTS, que proporciona la base teórica para este Taller.

Si te sientes ofendido por cualquier cosa que escribo, por favor, no seas crítico hasta que hayas leído el libro que he escrito para que puedas entender mejor a dónde quiero llegar. En este formato de estudios quiero deliberadamente llegar al meollo y no tratar de justificar y explicar todo lo que estoy diciendo.

Este es un escrito largo, pero estamos abarcando mucho terreno.

DÓNDE ESTAMOS

Vamos a hacer un repaso acerca de lo que hemos trabajado hasta ahora:

En el PRIMER PASO nos enteramos de que teníamos una enfermedad del cuerpo y de la mente.

Nuestro cuerpo siente ansias incontrolables cuando ingerimos ciertos alimentos, ingredientes o combinaciones, o cuando nos permitimos ciertas conductas alimenticias.

Se trata de una alergia, una reacción física anormal a una sustancia física. Estas ansias incontrolables van más allá de nuestro control mental. A diferencia de la gente normal, no nos sentimos llenos ni con malestar cuando comemos demasiado, sino todo lo contrario, experimentamos una sensación de tranquilidad y bienestar cuando se ingieren estos alimentos, ingredientes o se practican ciertos comportamientos alimenticios.
Se trata de una discapacidad física.

Pero no es nuestro verdadero problema. Personas que viven con otras discapacidades físicas aprenden a aceptarlas y adaptarse con el fin de vivir bien. La mayoría de las personas que aprenden que son alérgicas a ciertos alimentos y se pueden morir como resultado de comerlos (o incluso tocarlos) simplemente los evitan. [Digo “la mayoría” en lugar de “todos” porque tengo un amigo en CCA que es mortalmente alérgico a los maníes/cacahuetes pero que, antes de llegar a CCA, se arriesgó a comer alimentos que podrían haber tenido cacahuete porque le tentaban, pero podrían haberle matado.]

Nuestro verdadero problema está en nuestra mente. Tenemos una mente que sigue dándonos permiso para comer los alimentos o ingredientes, o para practicar conductas alimenticias que nos provocan el fenómeno del deseo imperioso. Esa mente siempre está ahí. Se trata de una obsesión mental, de un pensamiento que domina a todos los demás. Siempre se encuentra alguna excusa. La excusa puede ser profundamente emocional o simplemente estúpida o trivial. Por lo tanto, incluso si hemos sido capaces de hacer una dieta, nuestra mente nos da permiso para volver a aquellas cosas que nos causan ansias incontrolables.

Esta obsesión mental se complica aún más porque la mayoría de los profesionales expertos en alimentación de los que nos fiamos tales como médicos, nutricionistas o dietistas, nos dicen que una vez que alcancemos un peso saludable podremos comer todo lo que queremos con moderación a pesar de que para nosotros esto no es verdad, porque no podemos comer determinados alimentos, ingredientes, o practicar ciertas conductas alimenticias sin despertar el fenómeno del deseo imperioso. Y así seguimos tratando de convencernos de que tal vez esta vez va a ser verdad para nosotros.

Es un círculo vicioso. No podemos dejar de comer una vez hemos empezado: eso es la alergia física. Pero el verdadero problema es que no podemos dejar de volver a esos alimentos, ingredientes o conductas alimenticias: esa es la obsesión mental.
Somos, por nuestra cuenta, impotentes ante los alimentos, ingredientes, y/o conductas alimenticias. Por nosotros mismos no tenemos esperanza alguna.

En el PASO DOS reconocimos que hay personas que solían ser como nosotros, pero ya no lo son. Han llegado a conocer un poder que ha cambiado sus mentes y se han deshecho de su obsesión mental. Ya no se excusan a sí mismos para volver a aquellas cosas que les causaban antojos incontrolables. Ellos dicen que no tiene nada que ver con ellos mismos, que todo lo que hicieron fue seguir unas sencillas instrucciones llamadas los Doce Pasos, y que hacer esos Pasos les dio un poder que fue claramente mayor de lo que ellos eran, ya que no tenían el poder por sí mismos antes de hacer los Doce Pasos.

Hemos recuperado la esperanza. Tal vez, sólo tal vez, con los Doce Pasos vamos a lograr algún tipo de poder que va a cambiar nuestra mente y nos permitirá volver al sano juicio, de modo que sabremos perfectamente de qué tipo de alimentos, ingredientes y conductas alimenticias tenemos que abstenernos, y no nos auto-convenceremos de que podemos volver a ellos.

Nos enteramos de que nuestro verdadero problema es que estamos bloqueados del Poder Superior y que, si nos liberamos de lo que nos bloquea, vamos a volver al sano juicio.

Preparamos nuestra lista de los alimentos, ingredientes, y conductas alimenticias de los que tenemos que abstenernos. Lo hicimos con la implementación de un Plan de Comidas que asegura que nos abstendremos de lo que nos produce antojos incontrolables. Este Plan puede ser una lista de las cosas de las que debemos abstenernos, o un plan de las cosas que podemos permitirnos, o una combinación de ambos. Sea como sea, sabemos que una vez que sigamos ese Plan de Comida nos estaremos absteniendo de las cosas que nos causan el deseo imperioso.
En el PASO TRES nos enteramos de que nuestra mente estaba perturbada por nuestro deseo de tener el control de la vida. Con el fin de obtener salud mental para deshacernos de las cosas que nos bloquean del Poder que puede devolvernos el sano juicio, tenemos que deshacernos del deseo de controlar la vida. Para ello hemos de embarcarnos en un Plan de Acción. Para empezar, tenemos que tomar la decisión de llevar a cabo ese Plan.

Por lo tanto, adoptamos nuestro Plan de Comidas, y tomamos la decisión de seguir un camino que nos haría capaces de aceptar nuestra falta de control.

Así llegamos al:

PASO CUATRO
¿HAS RECAÍDO CON LA COMIDA O HAS TENIDO UN “RESBALÓN”?

Si alguien ha recaído hasta ahora, déjame ofrecer unas palabras de consejo basadas en mi experiencia sobre los resbalones o recaídas de muchas, pero muchas personas, con las que he hablado, han sido mi padrino/madrina, o los que he apadrinado.

 – Primero, no te dejes llevar por el pánico, no te relajes en tus esfuerzos, y levántate del suelo. Los Pasos dan resultados, así que, si algo salió mal, si cometiste un error, descubre cuál fue el error, y no vuelvas a cometerlo.

 – Segundo, averigua sobre tu error. Dado el enfoque que toma el Libro Grande en cuanto a nuestro problema y la solución, sugiero que el error puede ser una o ambas de estas dos posibilidades:

     1.  La Alergia Física:

No estás eliminando TODAS las comidas, ingredientes o conductas alimenticias que te causan antojos incontrolables. La alergia del cuerpo se está haciendo cargo de ti y te está controlando. Se honrado contigo mismo sobre lo que estás comiendo o cómo lo estás comiendo, a ver si debes abstenerte de algo más.

O, quizás hayas creado un Plan de Comidas que va más allá de lo que realmente necesitas para abstenerte de lo que sabes que debes abstenerte, y tu definición de un resbalón o de una recaída está mal, y en realidad has estado abstinente. Siempre es una posibilidad.

     2.  La Obsesión Mental:

No estás trabajando los Pasos tan rápido o con tanto compromiso como podrías, y tu mente te está convenciendo de que vuelvas a esas cosas de las que tienes que abstenerte.

El hecho es que puedes estar abstinente un día a la vez, un minuto a la vez, un segundo a la vez si tienes la ESPERANZA definitiva de que estarás completamente libre del encadenamiento de la comida y un PLAN definido por el cual lograrás esa libertad.

No puedo ayudarte con la ESPERANZA, sólo contarte mi historia y pedirte que mires las historias de miles, millones de personas que han tenido adicciones tan malas como las suyas y las han superado con los Doce Pasos. O tienes la Esperanza o no estás lo suficientemente desesperado.

Con el Plan si puedo ayudarte. Desarrolla un PLAN con el cual completarás los Pasos rápidamente antes de que tu mente vuelva a hacerse con el control. Fija una cita con otra persona para que en tres semanas más puedas hacer tu quinto Paso (y ese mismo día harás el Seis y Siete por tu cuenta), Así que para llegar pronto hasta tu Paso Cinco ponte a trabajar arduamente el cuarto Paso.

 – Tercero, ¡SIGUE ADELANTE! ¿Estás abstinente ahora? ¡Magnífico! Haz el Paso Cuatro. Hazlo estando abstinente, no mires hacia atrás, no hagas los Pasos Uno, Dos y Tres una y otra vez, simplemente sigue adelante. Mi experiencia es que necesitas tener abstinencia para hacer los Pasos del Cuatro a Nueve, pero no tienes que rehacer ningún Paso. Si tienes un resbalón o una recaída simplemente empieza de nuevo tu abstinencia.

DESCRIPCIÓN DEL PASO CUATRO

Nos tomaremos tres semanas para trabajar el cuarto Paso. No es un plazo largo. La verdad es que es mucho más corto que muchas otras maneras de hacer el Paso Cuatro. Pienso, sin embargo, que encontrarás que hay grandes ventajas en hacer el cuarto Paso de la manera que sugiere el Libro Grande:

 – Primero (y lo más importante): llegar al corazón de nuestro problema.

 – Segundo: es rápido, y de este modo podemos llegar al Paso Nueve antes de que la obsesión mental nos persuada de romper la abstinencia.

 – Tercero: no te hace sentir tan mal respecto a ti mismo como para que quieras volver a recurrir a la comida. Tendrás una clara orientación de hacia dónde puedes ir para cambiar.

 – Cuarto: encontrarás que tienes solo cuatro defectos de carácter y que cuando te deshagas de ellos a través del Paso Nueve, te vas a liberar de la cadena del Ego, por lo que el sexto y el séptimo Paso se hacen rápidamente (realmente el mismo día que hagas el Paso Cinco).

Esta semana y la próxima, vamos a tratar los resentimientos. La semana de después vamos a tratar los miedos y las conductas sexuales. Vamos a descubrir lo increíble y brillantemente que se ajustan todas las cosas. Vamos a lidiar con los resentimientos y esto nos mostrará nuestros defectos de carácter. Lidiaremos con nuestros miedos y las conductas sexuales que nos va a orientar sobre cómo podemos librarnos de nuestros defectos de carácter.

Para hacer el cuarto Paso utilizaremos tres formularios que encontraréis más adelante, pero también puedes hacer el Paso Cuatro en hojas en blanco. Te daré suficiente información como para hacerlo de esa forma también.

Harás muchas copias de los formularios, o usarás muchos papeles. Hay bastante escritura por hacer.

En todos los casos, en cada uno de los formularios, rellena CADA columna antes de pasar a la siguiente. Es decir, avanza de arriba hacia ABAJO completando cada columna en vertical en lugar de trabajar horizontalmente o por filas.

PASO CUATRO

EL FORMULARIO DE RESENTIMIENTOS

LAS PRIMERAS TRES COLUMNAS

PRIMERA COLUMNA:

En el lado izquierdo del papel, haz una lista de todo lo ocurrido en tu vida que deseas que no hubiera pasado, todo aquello que no resultó a tu manera. Puedes incluir los “Y si…” o los “si tan solo…” relacionados con personas, instituciones, o principios. Piensa en “resentimiento” no solo como algo que te cabrea/ enoja, sino en algo que deseas que no fuera verdad o cierto o que no hubiera pasado. Se trata de cualquier cosa que está en tu mente, que te perturbe.

 – Personas: Puedes escribir los nombres de las personas que te han hecho daño a ti o a otros, los hayas conocido o no. He escrito a mi esposa anterior, el conductor que me cortó el paso cuando andaba en bicicleta, exnovias, ciertos políticos, maestros, las personas que he dañado, Hitler, presentadores de programas de televisión, el tipo que hablaba por teléfono durante una película.

Los nombres pueden ser personas con quienes estuvimos o estábamos estrechamente relacionadas, o gente que no conocemos en persona, simplemente son personas que nos molestan.

 – Instituciones: Puedes escribir los nombres de instituciones y organizaciones que te molestan. He escrito una universidad en particular, el sistema judicial, ciertos gobiernos.

 – Principios: Puedes escribir pensamientos sobre ti mismo o sobre el mundo, como “Nunca estaré delgado” o “La vida es una desgracia para la mayoría de gente” o “¿Por qué tenemos que morir?” He escrito “La gente están sufriendo mucho en este mundo y no parece que esto vaya a parar pronto” y “Mi destino es sufrir en soledad”.

ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS:

Haz muchas copias de los formularios, o utiliza mucho papel.

Deja uno o dos espacios entre cada resentimiento de la lista, porque vas a escribir mucho más en la segunda columna que en la primera. Si sabes que vas a escribir mucho en la segunda columna, entonces deja mucho más espacio. Incluso, si es necesario, puedes utilizar un formulario entero para un solo resentimiento.


Haz su lista por la noche, y entonces cuando despiertes por la mañana, recordarás más cosas para anotar. Puede que tardes unos días en hacer esta lista de la primera columna porque sigues acordándote de más cosas. Está bien. Estás descargando tu ira. Estás tomando las cosas que ocupan tu mente y las estás poniendo en papel. Sentirás una sensación de alivio. Imaginate todos esos pensamientos, todos los resentimientos, ocupando tu cabeza. Ahora están en papel, y es más fácil lidiar con ellos.

No anotes cosas que ya no te molestan, solamente las cosas que están en tu mente y te molestan ahora. Por ejemplo, tengo una amiga que fue violada hace muchos años. Ella hizo terapia intensiva antes de entrar en OA y ya no piensa en la violación, por lo que no necesitaba anotar esto en su Paso Cuatro.

SEGUNDA COLUMNA:

Ahora, al lado del nombre de la persona, institución, o principio de la primera columna, escribe una lista enumerada por puntos varias de las razones por las que has puesto ese nombre en la columna 1. No escribas un libro sobre esto. Procura hacerlo en puntos cortos. Se específico. Escribe cada punto que se te ocurra. No cuentes una historia, pon solamente las razones enumeradas. Escribe lo suficiente para que puedas entenderlo. Nadie más lo va a ver (no vas a leer esto en tu quinto Paso), así que es solamente para ti.

Ejemplos de la primera y segunda columna:

Hitler:
     Promovió antisemitismo.
     Responsable de la muerte de millones.
     Se salió con la suya.
     Podría volver a ocurrir.

Tipo con el celular en el cine:
     Pensando sólo en sí mismo.
     Molestando a todos, incluyéndome a mí.
     Hizo que perdiera una parte de la película.
     Alteró mi estado de ánimo.

Hay gente sufriendo y esto no va a mejorar:
     No quiero que la gente sufra.
     No es necesario que la gente sufra.
     Hay una manera mejor.
     El mundo tiene que cambiar.

El zapatero:
     Hizo mal trabajo en mis zapatos.
     No se disculpó.
     Le grité.

Una esposa imaginaria: (Quiero dejar en claro que esta NO es mi esposa ni yo, pero es un ejemplo de lo que alguien podría anotar):
     Gasta demasiado dinero.
     No tenemos suficiente sexo.
     Me critica por lo que como.
     Se enoja demasiado con nuestros hijos.
     No sé si me ama.
     Le engañé con otra.
     Le miento sobre dinero.

Fíjate que he escrito cosas que otros me han hecho a mí, pero también cosas que he hecho a otros. Muchas veces es una mezcla, otras veces no. Lo importante es la verdad. Escribe la verdad. ¡Pero se breve!

Puedes ver lo sencillo que es esto. Estás poniendo en papel las cosas que has estado pensando. Estás organizando tus pensamientos. Estás dejando de enfocarte en las personas, instituciones o principios que te molestan a lo que te molesta de ellos. Otra vez, tu mente sentirá alivio de algunas de estas confusiones.
¡Asegúrate que has llenado toda la segunda columna al lado de todos los nombres en la primera columna antes de proseguir a la tercera columna!

COLUMNA TRES:

Esta está compuesta de seis subcolumnas. Tienes que poner una marquita (o “check”) en cada subcolumna que esté afectada por cada causa de los resentimientos mencionados. Te recomiendo revisar cada subcolumna una por una.

¿Afecta a mi autoestima este punto en particular? ¿cómo me siento acerca de mí mismo cuando pienso en este resentimiento o esta persona? Pon una marquita en esta subcolumna para los puntos en los que se ve o se vio afectada tu autoestima. (Por ejemplo, el hecho de que el zapatero hizo un mal trabajo con mis zapatos no afecta mi autoestima, pero que no me ofreciera disculpas y le gritara sí la afectó.)

Seguidamente continúa con la siguiente subcolumna: Seguridad, que abarca tanto el aspecto económico como mi sentido de seguridad o protección. Pon una marquita junto a cualquier punto que haya afectado o afecta su sentido de seguridad (en el sentido más amplio) o de protección. (El tipo que habló por celular en el cine no afectó mi seguridad para nada en los puntos que anoté).

Después de hacer la subcolumna de seguridad para todos los puntos en todas las hojas, prosiga con la de Ambiciones: lo que quieres de la vida. (Es probable que marques esto para la mayoría de los puntos; si estas cosas te molestan, entonces están afectando lo que quieres de la vida.) Ambiciones no solamente son lo que quieres que pase, sino también, lo que deseas que hubiera pasado.

Luego de haber marcado esa subcolumna para todos los puntos en todas las hojas en los casos que correspondiera, sigue a la siguiente columna: Relaciones Personales. Los puntos mencionados en la segunda columna, ¿han afectado o continúan afectando tus relaciones personales con alguien? Pon una marquita para los que sí lo afectan. (El hecho de que Hitler promovió antisemitismo y es el responsable de la muerte de millones de personas afecta mis relaciones personales, pero el hecho de que se salió con la suya y podría suceder de nuevo no las afecta.)

Posteriormente pasa a la subcolumna de las Relaciones Sexuales. Los puntos mencionados en la segunda columna, ¿han afectado o continúan afectando sus relaciones sexuales con alguien? Se refiere en el sentido más amplio, no solamente relaciones sexuales físicas. Pon una marquita junto a los puntos que corresponda. (Pocos de los ejemplos que he mencionado afectaron a mis relaciones sexuales. Con la esposa imaginaria, es posible que gastar mucho dinero y mentir acerca del dinero no afecte a las relaciones sexuales, pero los otros si lo afectan.)

Al terminar la subcolumna de las relaciones sexuales pasa a la subcolumna del temor ¿Había temor en alguno de estos puntos? Pon una marquita donde esto se aplique. (Es común que cuando la gente sufre, el temor esté involucrado).

¿Verdad que esto es simple? Ten en cuenta como estamos pasando ahora de enfocarnos en las personas que nos molestan y lo que nos molesta de ellos, a como esas cosas que nos molestan nos están afectando.

En este punto, empieza a ser obvia la razón por la cual nuestras mentes están nubladas o turbias. Las cosas no han pasado a nuestro antojo, y eso está afectando a como nos sentimos con respecto a nosotros mismos (Autoestima), a nuestra sensación seguridad (Seguridad), a lo que queremos de la vida (Ambiciones), y a nuestras relaciones personales y sexuales y además nos producen temor. ¡Al verlo de esta manera, no es extraño que no tengamos sano juicio en cuanto a la comida! ¡Estas cosas nos están controlando, precisamente porque nosotros, en realidad, no tenemos el control!

La próxima semana vamos a aprender cómo vencer nuestro enojo hacia quienes nos han hecho daño a nosotros o a otros, y aprenderemos cuáles son los cuatro defectos que están bloqueándonos de un Poder Superior a nosotros mismos que puede devolvernos el sano juicio. ¡Ya se acerca el alivio!

ÚLTIMAS PALABRAS

Este proceso puede parecer casi mecánico. No se trata de pensar mucho. Estamos justamente escribiendo lo que tenemos en nuestras mentes. ¡Pero vas a descubrir que es casi un alivio escribir estas cosas en papel!

Fíjate en lo que hemos hecho al compararlo con lo que no hemos hecho. No hemos escrito la historia de nuestra vida utilizando hoja tras hoja. No hemos escrito lo malos que somos. Hemos escrito de una manera organizada simplemente lo que está en nuestras mentes. Pero la semana que viene vamos a ver qué tan poderoso es todo esto.

LA TAREA DE ESTA SEMANA:

1. ¿Estás abstinente?
2. ¿Has llenado las tres primeras columnas en el Formulario de Resentimientos?
3. ¿Qué has notado? ¿Hay temas recurrentes? ¿Has notado las semejanzas entre muchas de las “Causas” (Columna 2) para las diferentes personas, instituciones o principios que ha escrito?
4. ¿Te das cuenta cómo estas cosas que te molestan mantienen completamente nublada y turbia tu mente? ¿Puedes notar que afectan a cómo te sientes sobre ti mismo (autoestima), qué tan seguro te sientes (seguridad), lo que quiere de la vida (ambición), tus relaciones personales y sexuales, y que estás lleno de temor? Con todas estas cosas en tu mente ¿Cómo podría ser posible mantener tu mente clara con respecto a las cosas que sabes que te causan antojos incontrolables?

¡Nos vemos la próxima semana!

Saludos,
Lawrie.

A %d blogueros les gusta esto: