Semana 11 – Paso 11

SEMANA 11

Undécima Semana
Undécimo Paso

Buscamos a través de la oración y la meditación, mejorar nuestro contacto consciente con Dios como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer Su Voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.

El principio del Undécimo paso:
Conciencia Espiritual

Introducción:

Mi nombre es Lawrie C. y soy un comedor compulsivo. Este es un estudio práctico de Los Pasos. Está diseñado para utilizar las instrucciones que he aprendido en el Libro Grande, para recuperarse de comer compulsivamente y para mantener la recuperación un-día-a-la-vez por el resto de nuestra vida.
No se olviden de visitar http://www.oabigbook.info y descargar (gratis, por supuesto) algunos formularios y documentos a los que me referiré en este Estudio de los Pasos, así como el libro que escribí basado en un estudio de los Pasos que hice en el 200 para WTS el cual entrega una base teórica para este estudio.
Si se siente ofendido por algo que he escrito, por favor no sea crítico. Pido a usted que lea el libro que escribí para que pueda saber hacia dónde me dirijo. En este Estudio de los Pasos quiero llegar, deliberadamente, al meollo del asunto, y no tratar de justificar y explicar todo lo que estoy diciendo.

Dónde estamos:

FORMULARIO DEL PASO 11:

Hemos limpiado la casa a través de los Pasos Cuatro al Nueve. Ahora sabemos cómo continuar limpiando la casa a través del Paso Diez, repitiendo los Pasos Cuatro al Nueve cuando sea necesario.

En este punto, deberíamos estar viviendo en un mundo espiritual. Deberíamos estar cuerdos. Nuestras comidas asesinas o de atracón, nuestros comportamientos alimenticios y todas esas cosas que nos causaban antojos incontrolables si nos entregabamos a ellos, ya no nos debieran seducir. Ya no deberíamos querer satisfacer a ese deseo imperioso. Ya nos deberíamos estar alejando de ellos, como si se tratara de una llama candente.

Nuestra actitud hacia la vida habrá cambiado. Habremos visto cómo nuestro deseo de que la vida se hiciera a nuestra manera, independientemente de cuáles hayan sido los motivos, dañaron a otras personas y nos bloquearon el camino espiritual. Ahora estamos listos para hacer las paces con las personas que hayamos perjudicado, y hemos hecho las paces cuando hemos podido.

Por el momento, la vida es aceptable. Eso no suena fascinante ¿verdad? Para nosotros, sin embargo, eso significa que estamos viviendo en el mundo espiritual.
Poder aceptar la vida como es, ha sido un viaje increíble para nosotros y nos ha devuelto el saco juicio.

Tenemos que mantener nuestra capacidad de aceptar la vida en sus términos; de eso se tratan los Pasos Cuatro al Nueve, y el Paso Diez. Hemos aprendido a dejar a un lado nuestras actitudes y expectativas, y a aceptar.

Aceptar la vida en sus términos, sin embargo, no es suficiente. Tenemos que ir más allá.
Vivir en este mundo significa no sólo aceptar la vida como es, sino también poder interactuar dentro del mundo.

Habiendo limpiado la casa, hemos comprendido que si queremos vivir dentro de este mundo y mantener nuestra cordura, debemos actuar conforme a nuestros valores más altos, sin la necesidad de que la vida responda a nuestras exigencias. ¿Podremos encontrar una manera de entregar nuestras acciones?

De ésto se trata el Paso Once: de cómo vivir cada día de acuerdo con nuestros valores más altos. Esto significará aprender a no pensar, aprender a actuar en base a nuestra intuición; aprender a confiar en que una vez que hemos sido capaces de aceptar la vida en sus propios términos… una vez que hemos aprendido a vivir de acuerdo con nuestros valores más altos, las acciones que tomemos, son las correctas (o para los más escépticos de ustedes, están entre las acciones correctas que podemos tomar)

Instrucciones simples:

Ve a http://www.oabigbook.info y descarga el Formulario del Paso Once. Imprímelo. Léelo y siga las instrucciones.

Instrucciones más detalladas:

El Paso Once consta de 3 partes: la meditación nocturna, la oración y la meditación de la mañana, además de las oraciones y meditaciones diarias cuando sean necesarias.
Cada parte tiene un enfoque específico, y todos tienen el propósito de liberar nuestra mente de la idea de querer que la vida se haga a nuestra voluntad y de darnos orientación sobre cómo actuar mejor.

A medida que persistamos en estas oraciones y meditaciones, obtendremos tres conclusiones indudables:
Dejar ir, es mejor que tratar de estar a cargo.
Confiar en nuestra intuición funciona mejor que tratar de pensar en algo, con agonizante
detalle.
Mantener nuestra atención en las necesidades de otros,da mejores resultados
que mantenerla en las nuestras.

Examinemos las instrucciones para cada parte del Paso Once:

Oración nocturna y meditación:

Si trabajas en turno nocturno o te duermes muy temprano, podrías realizar esta tarea en la mañana

Revisa el día que acaba de pasar para saber qué podrías mejorar durante el día siguiente.

Utilizando las mismas instrucciones que seguiste en el Paso Cuatro, determina si durante el día estuviste resentido, fuiste egoísta, deshonesto o acueste con gente de alguna forma.
Muchos de nosotros hacemos está revisión ya en la cama justo antes de irnos a dormir. Lo hacemos mentalmente, revisando todo el día vivido. A menudo lo hago en orden cronológico, simplemente pensando en lo que sucedió a medida que avanzó el día y buscando esos momentos en los que hubiera sentido resentimiento, en los que hubiera actuado de forma egoísta o deshonesta y en los que hubiera experimentado miedo.

Ejemplos:
Mientras conducía, ¿me molestaba la persona que me tocaba la bocina?
Mientras estaba en la tienda, ¿intenté meterme en la fila y ganarle a alguien el lugar para salir más rápido de la tienda?
¿Chismoreé con alguien acerca de otra persona?
¿Experimenté momentos de miedo?

Si descubro en mi inventario, que le debo a alguien una disculpa o cualquier tipo de enmienda, lo hago inmediatamente. Sé que si no reparo el daño, tarde o temprano volveré a comer compulsivamente.

Si concluyo en el inventario que lo que requiero un Paso Cinco, entonces lo hago tan pronto como pueda.

También reviso mi día desde estos puntos de vista:
¿Fui amable y amoroso con todos?
¿Qué podía haber hecho mejor?
¿Estaba pensando en mí la mayor parte del tiempo?
O ¿estaba pensando en lo que podía hacer por los demás… en lo que podía aportar al curso de la vida?
Estas son las cosas en qué me enfoco, mientras examino el día que acaba de pasar.

Sin embargo, soy consciente de que no estoy haciendo esto para torturarme. Pudiera ser que hubiera tenido un mal día. Pudiera ser que hubiera estado resentido, que hubiera sido egoísta, deshonesto, o hubiera experimentado miedo. Ahora sé, sin embargo, cómo lidiar con cualquier daño que pudiera haber tenido. Puedo hacer las paces con eso. Entonces, no me castigo.
No. Mi propósito al revisar cada día, es ver, simplemente, cómo puedo mejorar para vivir el día siguiente. No voy a dejarme llevar por los malos sentimientos acerca de mí mismo, porque eso me haría más difícil, no más fácil, ayudarme mañana.

Entonces veo lo que podría haber hecho mejor.

Luego le pido perdón a Dios y le pregúnto qué puedo hacer para corregir cualquier daño que haya hecho (para ateos y agnósticos, puede decir algo como: “¿Puedo vivir de acuerdo con mis valores más altos y compensar cualquier deficiencia que haya exhibido hoy? “).

¡Después me voy a dormir! Es más fácil ir a dormir, porque me he librado de las cosas que me han estado molestando durante todo el día.

Nota entre paréntesis: ¿La oración nocturna y la meditación difieren del Paso Diez?

Mucha gente piensa que la Oración y Meditación de la tarde del onceavo paso es la del Décimo. No lo veo así.

El trabajo del Paso Once de la noche se ocupa del día que acaba de pasar, con la intención de mejorar nuestras acciones del día siguiente. La intención del Paso Diez es limpiar la casa por completo desde la última vez que lo hicimos.

El Paso Once trata con un día. El Paso Diez toma en cuenta todos los días que han pasado desde mi último Paso Nueve o el Paso Diez, y me permite ver una descripción general de ese tiempo, en lugar de simplemente este último día. Cuando mi madre estaba bastante enferma, hacía el trabajo nocturno del paso once todos los días para asegurarme de que estaba actuando lo mejor que podía hacia ella y mi padre; pero los pasos diez me podría permitirme obtener una visión general de cómo su enfermedad me estaba afectando a mí, a mi familia y a mi padre. Entonces veo una diferencia real allí.

Además, el trabajo nocturno del Paso Once no requiere que hable con otra persona (Paso Cinco), como lo hace el Paso Diez.

Por otro lado, conozco personas que hacen diariamente el Paso Diez, sacando sus papeles y llamando a sus padrinos . Son personas muy espirituales, así que he descubierto que la distinción que hago no es tan importante.

Oración matutina y meditación:

Despierta. Piensa en tu día por delante. Diga: “Dios, por favor dirige mi pensamiento. Especialmente pido que se divorcie de motivos de autoconmiseración, deshonestidad o interés propio”. (Para ateos y agnósticos, reformule esto si es necesario para: “Pido que mi pensamiento se dirija a mis valores más altos, y que esté divorciado de motivos de autoconmiseración, deshonestidad o interés propio)

Ahora considere sus planes para el día. Piénselo bien.

Si se enfrenta a una indecisión, diga: “Dios, por favor, dame una inspiración, un pensamiento intuitivo o una decisión” (Ateos y agnósticos: “Pido que a través de mis valores más altos obtenga inspiración, un pensamiento intuitivo, una decisión. “) Relájese. Tómelo con calma. Cualquier inspiración, pensamiento intuitivo o decisión que se le ocurra probablemente sea la correcta. En sus primeros días, puede considerarlo con cuidado, pero aprenderá a confíar en su intuición. Solo siga la corriente.

Ahora diga: “Dios, te pido que me muestres durante todo el día cuál será mi próximo paso, que me des lo que sea necesario para resolver tales problemas. Pido especialmente que me liberes de mi voluntad”. (Ateos y agnósticos: simplemente elimine” Dios “y, si es necesario, sustituya” Mis valores más altos “).

Si planea hacer algo que beneficie a otros, también puede pedir que haga un buen trabajo para ayudar a los demás.

Si pertenece a una organización que requiere que rece ciertas oraciones matutinas, digalas también. Si no, no está de más decir oraciones que sean significativas para usted. Personalmente me encantan las oraciones del paso de tres y del Paso Siete del libro grande, y la oración de San Francisco del Paso Once del libro de AA Los 12 Pasos y las 12 Tradiciones ( “Dios, hazme un instrumento de tu paz…”).

Durante el día -Oraciones necesarias:

Si está agitado o dudoso, haga una pausa. Diga uno o más de los siguientes: “Pido el pensamiento o la acción correcta”. “Ya no soy el director”. “Hágase tu voluntad”. Ateos y agnósticos, si es necesario: “Que se cumplan mis valores más altos”.) Dígalos una y otra vez hasta que se sienta menos agitado o dudoso. Inspiracion, un pensamiento intuitivo o una decisión.

Comentarios finales:

Aquellos de nosotros que nos hemos recuperado en OA y usamos estas oraciones, sin importar si somos profundamente devotos o totalmente ateos, hemos descubierto que funcionan. Sirven para relajarnos, para permitirnos confiar en nuestra intuición, para actuar sin el loco autoanálisis y la duda que solían acompañarnos como la sangre que huele el mosquito. Ahora que sabemos que podemos vivir sin ser egoístas, deshonestos, interesados y temerosos, estamos aprendiendo que podemos actuar sin tener motivos egoístas, deshonestos, interesados o basados ​​en el temor. Podemos pensar en los demás, no en nosotros mismos.

Cuanto más pensamos en los demás, más cuerdos estamos, más protegidos estamos de los alimentos y las conductas alimentarias que solían llamarnos. Cuanto más nos relajamos, menos sentimos que debemos de estar a cargo, más poder y dirección tenemos en nuestras vidas.

La próxima semana comenzamos el Paso Doce, ¡el paso más satisfactorio de todos!

Tarea:

¿Estás diciendo tus oraciones nocturnas y haciendo tus meditaciones nocturnas?
¿Estás diciendo tus oraciones matutinas y haciendo tus meditaciones matutinas?
En la mañana, ¿has enfrentado indecisión? Si es así, ¿ha pedido una inspiración, un pensamiento intuitivo, una decisión? Si es así, ¿ha tenido una inspiración, un pensamiento intuitivo, una decisión? Si es así, ¿cosechó beneficios de eso?
¿Has estado agitado o dudoso durante el día? Si es así, ¿ha hecho una pausa y ha dicho una o más de las tres oraciones mencionadas anteriormente? Si es así, ¿cosechó beneficios de eso?

¡Nos vemos la próxima semana!

Te deseo lo mejor,

Lawrie.

A %d blogueros les gusta esto: