Semana 3 – Paso 2

PASO DOS

Llegamos a creer que un Poder Superior
a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.


El Principio del Segundo Paso – ESPERANZA

Semana TRES
PASO 2

                                        INTRODUCCIÓN

Mi nombre es Lawrie Cherniack y soy comedor compulsivo.

Este es un Estudio de los Pasos práctico. Está diseñado para utilizar lo que se me ha enseñado que son las instrucciones del Libro Grande para recuperarse de comer compulsivamente, y mantener la recuperación un día a la vez durante el resto de nuestras vidas.

 Aquellos que leen inglés no se olviden de ir a www.oabigbook.info para descargar (gratis, por supuesto) algunos formularios y documentos a los que me referiré en este Estudio, así como el libro que he escrito, sobre la base de un Estudio de los Pasos del 2005 que hice para la página web Working The Steps – WTS, que proporciona la base teórica para esta etapa de estudios.

Si te sientes ofendido por cualquier cosa que escribo, por favor, no seas crítico hasta que hayas leído el libro que he escrito para que puedas entender mejor a dónde quiero llegar. En esta etapa de estudios quiero deliberadamente llegar al meollo y no tratar de justificar y explicar todo lo que estoy diciendo.

Este es un escrito especialmente largo, por favor, ten paciencia.
 Primero haré unos comentarios de las respuestas de las dos semanas anteriores, y luego hablaré del Segundo Paso.


ALGUNOS COMENTARIOS SOBRE LAS RESPUESTAS DE LAS DOS SEMANAS

Realmente disfruté leyendo todas las razones emocionales y estúpidas por las que volvemos a comer compulsivamente o nos comportamos de maneras que promueven nuestras ansias de comer. ¿Alguno de nosotros necesita todavía convencerse más sobre nuestra incapacidad de contenernos de volver a comer compulsivamente? Quisiera que alguien recopilara una lista de las razones que se han escrito.

Mientras leía las listas de comidas, ingredientes y conductas compulsivas, vi muchas similitudes y también muchas diferencias. Con eso compruebo que todos tenemos temas personales, algunos se repiten y otros no. En otras palabras, no deberíamos apoyarnos en el Plan de comidas de otros, sino que deberíamos elaborar el propio. Podemos usar otros Planes de comidas como guía, pero no simplemente adoptarlos, a menos que estén de acuerdo con nuestra experiencia personal.

El Primer Paso nos pide admitir que somos impotentes ante la comida, que nuestras vidas se han vuelto ingobernables. Es un atajo para decir que no podemos dejar de comer ciertas comidas, ingredientes, y/o permitirnos ciertas conductas, sin desarrollar ansias incontrolables; y que no podemos dejar de regresar a esos alimentos, ingredientes o conductas alimenticias. Ciertamente no somos impotentes ante cualquier comida. Te aseguro que las achicorias, el zucchini/ calabacín, el café instantáneo, los entresijos de vaca y los ojos de cabra no me dominan en absoluto. Puedo felizmente dejarlos y nunca volver a ellos.

Como podéis ver, no se nos pide admitir que estamos impotentes ante TODA la comida, simplemente ante las comidas, ingredientes y conductas, que constituyen NUESTRO problema.

Algunos dicen que no pueden elegir qué comidas son concretamente porque ellos comen compulsivamente de todo. Entiendo eso perfectamente. Eso puede ser un ejemplo de una conducta compulsiva con la comida. Algunas personas pueden no tener un alimento en particular que sea su problema, pero pueden tener hábitos que les empujan a comer y comer hasta que no queda nada. Aun así, apostaría que algunas combinaciones de ingredientes te son más atrayentes que otras y desde luego más que a comedores normales.

El único criterio para un Plan de comida es que seas rigurosamente honesto contigo mismo, que no estés aferrándote a algo que en el fondo sabes que no debes consumir. Si más tarde descubres que dejaste algún alimento que te compulsa por error, entonces lo puedes eliminar en su momento. ¡Honestidad rigurosa es lo que necesitamos!
Ahora estamos listos para pasar al Segundo Paso.

PRIMERO UN RESUMEN

Claramente nuestro problema no es que ciertas comidas, ingredientes y/o conductas nos causan deseos incontrolables. Personas de todo tipo presentan reacciones anormales a ciertas sustancias. Su solución es obvia: se mantienen lejos de esas sustancias. Si nuestro único problema fuera que tenemos deseos incontrolables, entonces la solución a nuestro problema también es obvia: deberíamos abstenernos de esas comidas, ingredientes y/o conductas, que nos causan los deseos compulsivos.

¡Pero no podemos! Ese es nuestro verdadero problema. Tenemos una obsesión mental que nos sigue dando permiso para volver: “Esta vez es diferente. Esta vez lo merezco. Esta vez…”

Entonces, somos impotentes ante nuestras comidas ingredientes y/o conductas mortales. No podemos manejarlas. No podemos dejar de volver a empezar. Estamos enfermos. Necesitamos sanarnos, pero no podemos por nuestra cuenta, de manera individual. Cada uno de nosotros es completamente impotente por su propia cuenta.


LO QUE EL PASO DOS ES Y NO ES

Si somos impotentes individualmente, ¿podemos obtener esperanza de aquellos en Comedores Compulsivos Anónimos que claramente se han recuperado, o de aquellos en otros Programas de Doce Pasos que claramente se han recuperado de su adicción? Esa es la única verdadera pregunta.

Si podemos sentir alguna esperanza en que gente como nosotros, comedores compulsivos, se han recuperado al trabajar los Doce Pasos de CCA, entonces, tal vez, podemos tratar de hacerlo nosotros mismos.
Eso es. Es así de simple. Si el primer Paso nos ha convencido de que individualmente somos impotentes, ¿podemos tener alguna esperanza para nosotros de que trabajando los Doce Pasos tendremos esa posibilidad?

Es SOLO esperanza. Esa esperanza es la promesa de los Doce Pasos, que cuando alcancemos el Paso Nueve, tendremos acceso a un poder más grande que nosotros que nos dará la salud. Los Pasos Diez, Once y Doce nos mantendrán conectados con ese Poder Superior, y en consecuencia nos mantienen sanos.

El Segundo Paso describe lo que nos ha sucedido a algunos de nosotros que hemos trabajado los Doce Pasos. Es una promesa que SI trabajamos los Doce Pasos obtendremos acceso a ese Poder. El Paso Dos no nos DA un Poder Superior, tampoco requiere que tengamos o adoptemos uno en este momento.


¿CÓMO OBTENER LA ESPERANZA QUE NOS LLEVA A LA LIBERTAD?  

TRABAJANDO LOS DOCE PASOS.

¿Quieres estar sano? ¿Quieres ser capaz de tener delante un helado de crema, un pastel, papas fritas, palomitas de maíz en mantequilla, rosquillas, dulces, chocolates de la forma que más te guste y NO SENTIRTE TENTADO?, ¿Sería eso un milagro para ti?

Investiga en Internet. Mira en las reuniones de CCA, en las reuniones por escrito, virtuales, en los testimonios de nuestra revista Lifeline. Observa los miembros de Alcohólicos Anónimos, Ludópatas Anónimos, Alanon, Narcóticos Anónimos, Adictos al Sexo Anónimos, Cocainómanos Anónimos (He oído que existe incluso Actores Anónimos, para taxistas y meseros. ¡Espera, es un chiste!)

A tu alrededor hay signos de ese milagro que quieres para ti. A tu alrededor hay recuperación, gente que se ha RECUPERADO de sus adiciones; gente que se ha RECUPERADO de un estado de mente y cuerpo aparentemente incurable; personas que se han RECUPERADO de la obsesión de la mente que solía hacerles volver a ingerir o hacer algo que les causaba (y les seguiría causando) ansias incontrolables. ¡Gente que hoy puede estar rodeada por esas cosas que solían ser adictivas para ellos, Y NO TENTARSE NI SIQUIERA UN POCO!

A su alrededor hay gente que una vez estaban enfermos pero que han sanado. Miran a las cosas que solían tentarles, a las que solían darse permiso de volver, y dicen ¿Por qué querría hacer eso? Eso es veneno para mi. Una vez que empiezo no puedo parar… ¿por qué se me ocurriría querer volver a empezar otra vez?

¿No es este el milagro el que quieres?

Si le preguntaras a esas personas cómo lo hicieron, ellos te dirían (sin excepción) que ellos no lo hicieron solos, porque no PODRÍAN haberlo hecho por sí mismos; que individualmente ellos son impotentes ante las cosas a las cuales han sido adictos.
   Si le preguntas a esas personas cómo lo hicieron, ellos te dirán (sin excepción) que ellos han seguido una simple serie de instrucciones. Utilizaron la experiencia de las personas que se habían recuperado e hicieron lo que esas personas les dijeron que había creado esa recuperación.
 Ellos trabajaron los Doce Pasos, encontraron un Poder Superior a ellos mismos que les devolvió la salud.
  Si quieres lo que ellos tienen, ven y únete a nosotros en el camino del destino feliz. Sólo trabaja los Doce Pasos, ¡garantizamos los resultados! (Nuestro slogan debería ser “satisfacción garantizada o le devolvemos su gordura.”)
Pero, pero, pero…”

Tres posibles, pero:
            • No creo en Dios y no creo que alguna vez lo vaya a poder hacer.
            • Creo en Dios y eso no me ha ayudado.
            • El Dios en el creo no es el tipo de Dios que me va a ayudar.

Una respuesta general para todos estos: Los Doce Pasos NO requieren que crea en ningún tipo particular de Dios. Si usted acepta que es impotente, y si tiene algo de esperanza en que trabajando los Doce Pasos puedes obtener el poder que necesitas como lo han hecho millones de personas en el mundo, entonces tienes voluntad, y el Paso Dos no va a ser un problema para ti. Trabaje los Doce Pasos y mira qué sucede. Garantizamos que tendrás la fuerza que viene desde afuera y te devolverá la salud. Algunas personas llaman a eso Dios, otras… no.

Pero puede que todavía tengas algunas reservas respecto a Dios, así es que enfrentemos a cada una de esas objeciones:

            • No creo en Dios y no creo que alguna vez lo haga.

OK, eres agnóstico o ateo, ya sea que no sabes y no crees que llegarás a saber si hay un Dios o no, o que sabes perfectamente bien que no hay un Dios. Yo personalmente soy agnóstico. Lo he sido toda mi vida. Soy la tercera generación de agnósticos en mi familia y eso no ha sido problema para mí.

Aquí están los argumentos de por qué deberías querer trabajar los Doce Pasos:

            1. Cualquier cosa que parece funcionar vale la pena probarlo. Los Doce Pasos parecen funcionar para muchas personas. ¿Por qué no intentarlo?

            2. El único progreso que se ha hecho en este mundo viene de gente que intenta algo fuera de lo común, algo que no se ha intentado antes. Entonces, deberías intentar algo diferente a las dietas o planes de ejercicios que no te han funcionado en el pasado.

            3. ¿Dices que no crees en nada? Al contrario, crees en muchas cosas que no puedes comprobar. Amas a la gente, tienes valores profundos como la verdad y la honestidad. Así que crees profundamente en cosas que no puedes comprobar. Este Programa solamente te pone en contacto con lo que ya crees. Así que tal vez eso sea algo.

¿En qué pones tu fe, agnóstico o ateo? ¿Hay algo por lo que estarías dispuesto a morir (en teoría)? ¿Qué es más importante que tú? Puede ser algo tan sencillo como el amor (amor por personas específicas, amor por la patria, el Amor en general…). Puede que algunas ideas como la honestidad, la justicia y la belleza. Esos pueden ser principios particulares.

Esos principios o valores son tu Poder Superior; o deberían serlo, en todo caso. No tienes que usar letras mayúsculas. No tienes que llamarles Dios (aunque puedes usar el acrónimo de DIrección Orden y Sanidad).

¿Te gustaría estar conectado en una manera poderosa con tus Poderes Superiores? ¡Da los Doce Pasos y eso pasará!

Claramente, cuando leas la literatura de CCA o AA, tendrás que hacer algo de traducción y vencer algunos resentimientos (que vas a escribir en el Paso Cuatro), pero no es tan grave.

Las personas que creen en Dios creen que la orientación que reciben de Dios les llega como una fuerza que les empuja. Viene de lo que ellos creen que es La Palabra de Dios (escrituras santas), de los representantes de Dios (los ministros, los imanes, los rabinos), de intuición interna, de circunstancias externas. La gente que no cree en Dios pero tiene Valores más altos puede recibir su orientación desde adelante, como el verdadero norte en una brújula. ¡Toma el camino que te guía a tus Valores más altos en vez de a los 359 grados de TU camino! Los agnósticos y los ateos toman su orientación siendo impulsados desde delante, y no siendo empujados desde atrás.

            • Yo creo en Dios y eso no me ha ayudado.

Tal vez no te hayas ayudado suficientemente a ti mismo. Tal vez te hayas alejado de Dios. Tu Dios puede haber intentado ayudarte, pero no has podido escuchar. Tus circunstancias, tu pasado, las cosas tristes que han pasado, la situación en la que te encuentras, todo esto te ha separado de tu Dios.
Si desbloqueas el camino, tu Dios te ayudará. Te prometemos que si trabajas los Doce Pasos, recibirás un poder de tu Dios que te devolverá el sano juicio. Los Doce Pasos van a deshacerse de las cosas que bloquean a tu Dios.

¿Por qué no lo intentas? No puede hacerte daño y podría ayudar. Es sólo una cuestión de buena voluntad para intentarlo.
 
            • El Dios en que confío no es la clase de Dios que me ayudará

Hay tres respuestas para esto:

            Primero: ¿hay una parte de ese Dios que podría ayudarte? Piensa en conectarte a esa parte de tu Dios que te va a ayudar a desbloquear las cosas que te mantienen alejado de esa parte de tu Dios.

            Segundo: la experiencia de todos los que han trabajado los Doce Pasos y se han recuperado es que han recibido un poder que les devuelve el sano juicio. Tal vez tu Dios va a ayudarte, aunque pienses que no va a hacerlo.

            Tercero: de todos modos, la cuestión no es ayudarte a ti. El Programa entero de los Doce Pasos se trata de equiparte para ser más útil a tu Dios y no equiparte para que tu Dios te sea más útil. Estás aquí en la Tierra para cumplir la voluntad de Dios, no para que Dios haga tu voluntad. Así que, está claro que tu Dios no va a ayudarte, el devolverte el sano juicio es lo que te va a ayudar, para hacer Su Voluntad.

Y eso es precisamente la razón de los Doce Pasos: devolverte el sano juicio para que puedas cumplir la voluntad de Dios en este mundo.
 Mientras comes compulsivamente, te preocupas de ti mismo y de tus problemas más que de hacer la voluntad de Dios. Cuando estés sano y ya no desees regresar a comer compulsivamente, podrás preocuparte por cumplir Su Voluntad.

¿Qué necesito hacer para “dar” el Paso Dos?

Absolutamente nada. Si tienes algo de esperanza, entonces tienes la buena voluntad de seguir adelante con el resto de los Doce Pasos. Eso es todo lo que implica “dar” el Paso Dos.

 ¡Ahora es momento de la Acción! Es tiempo de adoptar DOS Planes:

  • Un Plan de Comidas.
  • Un Plan para Trabajar los Doce Pasos.

                                                       PLAN DE COMIDA

A estas alturas ya tienes que concretar lo que deberías hacer para abstenerte de esos alimentos, ingredientes de comida y/o conductas alimenticias que te causan ansias incontrolables. Puede significar elegir qué, cuándo, cómo y cuánto NO puedes comer. Puede significar decidir qué, cuándo, cómo y cuánto SÍ puedes comer. O algo semejante.

Si tienes mala salud por sobrepeso, tienes que desarrollar un Plan de Comidas que reduzca tu ingesta de calorías para que puedas alcanzar un peso sano para tu cuerpo.

Cualquiera que sea tu decisión, consulta con alguien del Programa para averiguar si tiene sentido para esa persona; y, si tiene que ser algo drástico (eliminar un grupo completo de alimentos, por ejemplo), verifícalo con un profesional médico.


                                          PLAN PARA TRABAJAR LOS PASOS

Puesto que has aceptado que a menos que sanes tu mente, vas a continuar dándote razones estúpidas o emocionales para renunciar a tu Plan de Comidas y volver a esas comidas, ingredientes y/o conductas alimenticias que sabes van a causar antojos incontrolables, tienes que enfocarte en trabajar los Pasos tan pronto como te sea posible para que puedas llegar a tener sano juicio ANTES de que tu mente te engañe y manipule.
 Tenemos una garantía de recuperación para el final del noveno Paso. ¡Estás en una carrera con tu mente! ¿Puedes llegar al final del noveno Paso antes de que tu mente te haga trampas?

Pues, primeramente, desarrolla un plan para mantenerte en tu Plan de Comidas pase lo que pase: Busca a alguien más del Programa para llamar en caso de que estés tentado; usa una Herramienta de Recuperación; lee el folleto “Antes de tomar ese primer bocado compulsivo”; llama por teléfono a un recién llegado y dile que necesitas ayuda; escribe al grupo y comprometete a no comer antes de que recibas una repuesta; di que vas a esperar veinte minutos antes de comer… ¡Haz todo lo necesario para mantenerte abstinente mientras trabajas los Pasos!

En segundo lugar, planea de antemano trabajar el Paso Nueve lo más pronto posible. Vamos a tardar una semana un el Paso Tres; y tres semanas después para completar el cuarto Paso. ¿Por qué no haces una cita con alguien del Programa (si está disponible) u otra persona (si no hay un miembro del grupo disponible), para hacer el quinto Paso en seis semanas más? (Inmediatamente después de hacer el quinto Paso, harás los Pasos Seis, Siete y Ocho en el mismo día o de un día a otro). Eso te da el tiempo para hacer un buen cuarto y quinto Paso.
      Solo tardarás unas semanas hasta que te hayas recuperado. ¿Puedes esperar? Te has mantenido a dieta por más tiempo, ¿no es verdad? ¡Esta vez puedes hacerlo!

Con estos dos Planes en su sitio, debes poder mantenerte abstinente hasta que te recuperes.

Hay esperanza ahora ¡la recuperación está a la vuelta de la esquina!


                                                           RESUMEN DE LAS TAREAS

Si tienes la buena voluntad de intentar los Doce Pasos, adopta un Plan de Comidas y un Plan de Trabajar los Pasos, ambos Planes deben incluir un método para mantener tu Plan de Comidas y una estrategia para trabajar los Pasos.

¡Nos vemos la próxima semana! Te deseo lo mejor, Lawrie.

A %d blogueros les gusta esto: