Semana 4 – Paso 3

PASO TRES

Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios,
como nosotros lo concebimos.


El Principio del Tercer Paso – FE
Semana CUATRO
PASO 3

INTRODUCCIÓN

Mi nombre es Lawrie Cherniack y soy comedor compulsivo.

Este es un Estudio de los Pasos práctico. Está diseñado para utilizar lo que se me ha enseñado que son las instrucciones del Libro Grande para recuperarse de comer compulsivamente, y mantener la recuperación un día a la vez durante el resto de nuestras vidas.

 Aquellos que leéis inglés no os olvidéis de visitar www.oabigbook.info para descargar (gratis, por supuesto) algunos formularios y documentos a los que me referiré en este Estudio de los Pasos, así como el libro que he escrito, basado en un Estudio de los Pasos del 2005 que hice para la página web Working The Steps – WTS, que proporciona la base teórica para esta etapa de estudios.

Si te sientes ofendido por cualquier cosa que escribo, por favor, no seas crítico hasta que hayas leído el libro que he escrito para que puedas entender mejor a dónde quiero llegar. En este formato de estudios quiero deliberadamente llegar al meollo y no tratar de justificar y explicar todo lo que estoy diciendo.


COMENTARIOS SOBRE LAS RESPUESTAS DE LA SEMANA PASADA.

Ha sido maravilloso leer los planes que la gente hace para mantener la abstinencia mientras trabaja los Pasos. ¡Hay tanta sabiduría colectiva en todas las respuestas y tal variedad, que cualquiera que esté tambaleando debería seguramente ser capaz de obtener esperanza y conocimiento de uno o más de ellos! Muchas gracias.


PASO TRES

Como descubriremos, las instrucciones para este Paso son realmente simples y, al contrario de los siguientes Pasos, también son fáciles. Este no es un Paso que quite tiempo, que se oriente a la acción, que produzca tremendos efectos. Es una decisión, y todo lo que se requiere es:

       1. Comprender el claro resultado de lo que ocurrirá si implementamos la decisión.

       2. Tomar la decisión.


No es la implementación de la decisión. Para implementar la decisión tendremos que tomar acciones, las que significan realmente hacer los Pasos del cuarto al noveno. Entonces y sólo entonces vamos a experimentar el resultado de la acción que hayamos tomado.

Por lo tanto, el Paso Tres es solo una decisión. No es la acción y, como consecuencia, no es un Paso particularmente grande.

Esta evaluación del Paso Tres es, por supuesto, muy diferente a muchas otras evaluaciones, pero está apoyada en el Estudio del Libro Grande. Busca en la página 63 del Libro Grande, y encuentra si quieres una discusión mucho más larga en el Estudio de los Pasos que he escrito. 


Recuerda que nuestro problema real es que nuestra mente no puede pensar bien, que siempre acabamos convenciéndonos de que de verdad podemos comer alimentos, ingredientes o permitir conductas que nos llevan a esas ansias incontrolables.

Si sólo pudiéramos aclarar nuestras mentes, entonces nos sanaríamos y nunca querríamos volver a 

esas comidas, ingredientes o conductas.

Esta es la esencia del Paso Uno: 

Porque no podemos solos, necesitamos ayuda externa para aclarar nuestra mente. Tenemos que buscar un Poder Superior a nosotros mismos que nos devuelva el sano juicio.

Recibimos esperanza de personas que han trabajado los Pasos, las cuales eran igual que nosotros y ahora son completamente diferentes. Sus mentes están claras, no revueltas. Nos dijeron que para llegar adonde ellos están, habían trabajado los Doce Pasos, y se abrió un pasillo entre sus Valores más altos (es decir, su Dios, sus valores morales personales o lo que sea) en lo profundo en su corazón, y su mente nublada y turbia. Y una vez abierto ese pasillo, sus mentes se despejaron y se volvieron cuerdas.

 Esta es la esencia del Paso Dos:
¿Cómo podemos tener mentes sanas? Limpiamos nuestra casa (con los Pasos del Cuatro al Nueve.) Antes de limpiar nuestra casa, sin embargo, tenemos que hacer un compromiso claro de hacerlo.

El próximo Paso, por lo tanto, es el tercer Paso. Vamos a tomar la decisión de limpiar nuestros interiores.


EL RESULTADO DE IMPLEMENTAR LA DECISIÓN EN EL PASO TRES

Primero, ¿cuál es la naturaleza de la decisión que nos dicen que tenemos que tomar? ¿Cuál es el resultado de implementar la decisión? ¿Cuál es el efecto de limpiar nuestra casa?

Debemos reconocer y aceptar que somos personas que queremos estar a cargo del espectáculo, en vez de simplemente actuar en él. Queremos la vida a nuestro antojo, a veces para fines buenos, a veces para nuestros propios propósitos, y a veces una mezcla de los dos.

Propósitos buenos: Queremos que nuestros seres queridos actúen y vivan bien; queremos que nuestros amigos se lleven bien los unos con los otros; no queremos que la gente sufra; queremos que nuestra ciudad, nuestro país, el mundo, vivan en paz y armonía.


Nuestros propios propósitos: Queremos que la gente reconozca nuestro valor, queremos dinero para vivir según nuestro estilo de vida, queremos ser amados, ser idolatrados, ser el centro de atención, que nos dejen en paz, poder hacer lo que queramos en vez de lo que otro quiere que hagamos, comer lo que queremos, tener gratificación sexual según nuestros propios deseos y obtener cualquier cosa cuando la queremos.

Propósitos mezclados: Queremos que nuestros hijos se comporten educadamente para que tengan una vida feliz, pero también para que no nos avergüencen o para que no sean una carga para nosotros; queremos que la vida vaya bien para otras personas por su bien, pero en parte porque no queremos sentirnos cargados por su sufrimiento o pobreza o aun su presencia; queremos dinero para fines caritativos pero también para vivir como nos da la gana.

Podemos pensar que somos los mejores, los peores, o simplemente promedio; podemos pensar que la vida es buena, pésima o regular; pero queremos que la vida vaya a nuestro antojo.

Y sin importar nuestros motivos, la vida no sale a nuestra manera. Suceden cosas que no queremos que sucedan. Nuestras vidas están llenas de “¿qué tal sería si esto pasara?, ¿cómo sería si ellos fueran de esta u otra forma?, ¿qué sería de mi situación si esto no hubiera sucedido? Mi vida sería tan diferente si…”

Ese ha sido nuestro problema. Nuestra reacción a no tener la vida tal y como queremos es continuar tratando de imponer nuestra voluntad sobre otros o retirarnos, o hacer una combinación de ambos, dependiendo del impacto que podemos hacer. (Es posible que nos retiremos de la vida política o social, pero tratamos de imponer nuestra voluntad sobre nuestra familia, por ejemplo.)

Ahora tenemos que aceptar una definición nueva de la palabra egoísta, diferente de la definición del diccionario. En el diccionario egoísta significa “querer que la vida vaya a nuestra manera para nuestros propios propósitos.”

Desde la perspectiva de los Doce Pasos, sin embargo, egoísta significa “querer que la vida vaya a nuestra manera, sin importar el motivo.” Es posible que sencillamente queramos un mundo mejor y estemos frustrados por el hecho de que no sea un mundo mejor. Desde una definición del diccionario, eso no es egoísta; desde la perspectiva de los Doce Pasos, eso sí lo es.

Tenemos que recordar esta definición porque va a ser extremamente importante cuando consideremos los Pasos del Cuatro al Nueve.

Mientras la gente normal podría lidiar con esto de una forma no destructiva, el hecho de que no podamos controlar la vida ni en lo más mínimo, que las cosas no salgan como queremos, nos está matando. Tenemos que lidiar con eso. Tenemos que deshacernos de nuestra necesidad de que la vida sea como nos da la gana. Porque la vida no ocurre a nuestra manera, y quedamos frustrados.

La frustración está ofuscando nuestras mentes. Y cuando nuestra mente está turbia, no podemos dejar de volver a esa comida, a esos ingredientes, y a las conductas alimenticias que nos despiertan el fenómeno del deseo imperioso.

Cuando regresamos a ello, comemos sin control. Cuando comemos sin control, morimos. Seamos claros sobre ello. Morimos. Morimos lenta y paulatinamente. Morimos de maneras debilitantes y terribles. Sufrimos diabetes, y eso pasa a embolias, ceguera, y gangrena. Desarrollamos problemas de las caderas, rodillas y tobillos. Tenemos ataques de corazón, la presión alta, cáncer. Podemos matarnos de hambre como reacción temerosa. Dañamos nuestro metabolismo. Vivimos vidas inútiles y más cortas.
Así que tenemos que estar libres de comida, ingredientes, y conductas alimenticias que nos causen esas ansias incontrolables.

Para lograr eso, necesitamos la mente clara. Para tener una mente clara necesitamos encontrar una manera de lidiar con el hecho de que la vida no salga como queremos.
(Para más discusión sobre esto, vea el libro que he escrito, y sobre todo lea las páginas 60 a la 63 del Libro Grande.)

Se nos promete que el resultado de trabajar los Pasos es que ya no querremos imponer nuestra voluntad sobre otros, que vamos a aceptar la vida en sus propios términos, y que, por lo tanto, nuestras mentes estarán sanas.

¿Quieres ese resultado? ¡Entonces toma la decisión de conseguir ese resultado! Luego haz lo que sea necesario para conseguirlo. Esto son los Pasos del Cuatro al Nueve.

(A propósito, si eres un recién llegado al Programa, puede ser que te esté preocupando el quinto Paso o el noveno. Tal vez estés pensando: “yo puedo hacer un inventario, pero nunca hablaré sobre ello con otra persona”. O “Bueno, puedo hablarlo con otra persona, pero nunca me disculparé con aquella persona.” ¡No te preocupes! Se dan los Pasos en orden, uno tras otro. Cuando termines con el cuarto Paso, querrás hacer el Paso Cinco. Cuando termines el quinto Paso, querrás hacer los Pasos Seis y Siente. Y así sucesivamente. Y no sabrás la clase de enmienda que harás hasta terminar el octavo Paso… a lo mejor no tendrás que disculparte con esa persona.

¿QUÉ HACEMOS EN EL PASO TRES?

Confirmamos nuestra decisión de buscar otra manera de vivir, aunque aparentemente no tengamos esperanza, creemos en que esta otra forma de vivir nos liberará de la comida al permitirnos conectar con un Poder Superior a nosotros mismos.

La decisión no nos promete mucho. Sentiremos un efecto, a veces es fuerte, pero a veces es leve. Esa es la única promesa del Paso Tres. (Sí, yo sé que algunas personas piensan que el último párrafo en la página 58 del Libro Grande contiene las promesas del Paso Tres. No me lo enseñaron así. Lo que me enseñaron y lo que creo es que esas son las promesas del Programa en sí. Puedes leer mi libro para más discusión.)

Vamos a recitar una oración. Las palabras son opcionales con tal de que lleven el espíritu del tercer Paso. Vamos a buscar a una persona confiable para decir la oración con nosotros. La vamos a pronunciar con humildad y respeto. Este es un momento importante en nuestra vida, un momento en el que verdaderamente procuramos convertirnos en alguien diferente de lo que somos.

Es posible que no creamos en el poder de la oración. No importa. Es el mero acto de pedir el que es importante. Hazlo tanto si crees en Dios como si no. Es un momento de humildad, no de humillación. Puede ser más efectivo dependiendo de su actitud si lo dice de rodillas, pero no es necesario.

Recuerde que yo soy un agnóstico total que no se arrepiente de serlo; sin embargo, digo esta oración porque, de manera simbólica, es una dedicación importante de mi vida a mi propio Poder Superior: los Valores que estimo, los cuales son mi “Dios”.

Si quieres y te es más cómodo, puedes cambiar las palabras “ti” a “todos mis valores” y “tu poder” a “poder de todos mis valores, el amor de todos mis valores, la manera de vivir de mis valores, etc.” Si no quieres, no pongas en mayúscula “Ti”, “Tu” y “Tú”. ¡Este es perfectamente el espíritu del cual estamos hablando! Asegurate de que el lenguaje no te ofenda.

AQUÍ ESTÁ LA ORACIÓN. Dígala con alguien en quien confía:

“Dios, me ofrezco a Ti para que obres en mí y hagas conmigo Tu voluntad.
Líbrame de mi propio encadenamiento para que pueda cumplir mejor con Tu voluntad.
Librame de mis dificultades y que la victoria sobre ellas sea el testimonio para aquellos a quién yo ayude de Tu Poder, Tu Amor y de la manera en la que tú quieres que vivamos.
Que siempre haga Tu Voluntad.”

(Capítulo 5 Libro Grande)

Esta es una versión formulada de otra manera para los que tienen problemas con la palabra Dios:

“Mis Valores más altos,
me ofrezco a vosotros para que obréis en mí y hagáis conmigo lo que dictan mis Valores más altos.
Quiero ser liberado de mi propio encadenamiento para que pueda cumplir mejor con mis Valores más altos.
Quiero que mis dificultades salgan de mi vida para que la victoria sobre ellas sea el testimonio para aquellos a quienes yo ayude del poder de mis Valores más altos, el amor de mis Valores más altos y la manera de vivir según mis Valores más altos.
¡Que siempre actué según mis Valores más altos!

 CONSECUENCIA

Observa cuidadosamente la oración. Te estás ofreciendo a tus Valores más altos, lo que puede ser tu dios religioso o sencillamente pueden ser conceptos morales importantes para actuar según ellos y no según tus propios deseos. Quieres ser liberado de tu propio encadenamiento no para que puedas prosperar o dejar de comer, sino para que puedas cumplir con tus Valores más altos. Quieres ser librado de tus dificultades, no para que no tengas preocupaciones, sino para que puedas ayudar a otros al mostrarles el poder de actuar según tus Valores más altos en vez de según tu propia voluntad.

¿Sentiste algún gran efecto? o ¿quizá una pequeña sensación? A lo mejor te sientes emocionado por haber decidido proceder con esto. Tal vez el hecho de decirle a otra persona que necesitas ayuda ha sido una experiencia humillante. A lo mejor es un momento profundo en tu vida. En realidad, no importa. Pero sentiste algo, seguro que sí.

Al finalizar esta semana continuaremos con el Paso Cuatro, el cual voy a empezar a discutir la próxima semana. Tardaremos 3 semanas para discutirlo.


TAREA PARA ESTA SEMANA

1. ¡Mantente abstinente!
2. Discute lo siguiente: ¿Aceptas que tu problema es que quieres estar a cargo de la vida, y las cosas no van de acuerdo a tus deseos? 
3. ¿Entiendes lo nublada que está su mente como resultado de que las cosas no marchan según tus deseos? Comenta eso.
4. ¿Dijiste la oración del tercer Paso? ¿Cambiaste algunas palabras? ¿Sentiste algo? ¿qué sentiste?

Asegúrate de descargar los formularios del cuarto Paso de la página web www.oabigbook.info y las sugerencias para rellenarlos (y/o lee los capítulos sobre el cuarto Paso en el Estudio de los Pasos también disponible en ese sitio de web.) Vamos a discutir los detalles de los formularios durante las próximas tres semanas.

Nos vemos la semana que viene. ¡Continúa con tu abstinencia y trabaja los Pasos! Dentro de unas semanas más ya no te sentirás tentado.

Os deseo lo mejor,
Lawrie

A %d blogueros les gusta esto: